Otro Mambo en Niceto

El multitudinario grupo de música latinoamericana presentó su segundo disco, Vaya Con Locura, en un Niceto repleto que bailó durante una hora y media.

Por Agustín Argento
Foto de Caro Patlis

A las 22, puntual, el reggae de Bob Marley que sonaba en el salón fue cortado abruptamente y las pocas luces que estaban encendidas fueron apagadas. La intro, con un colchón de teclados y unos coros, empezó a sonar con el telón bajo. La gente seguía charlando, casi sin percatarse de que Otro Mambo ya estaba arriba del escenario.

Las cortinas se corrieron lentamente, para dejar lugar a los doce músicos del grupo que arrancaron el show con el primer tema de la placa que presentaban, “Siempre algo queda”. Desde aquel momento, el público no dejó de bailar, saltar y cantar.

Pese a su corta discografía y sin salir tampoco en las radios, Otro Mambo es un extraño caso que se da el lujo de llenar espacios como Niceto o La Trastienda, objetivo de un sinfín de bandas, que pese a años de carrera, no pueden lograr. Habrá que preguntarles cuál fue su receta, si es que la tienen, para generar una simbiosis tan natural con el público que, en un gran número y sin parecer latinlovers, es de mujeres.

El candombe y la música rioplatense preponderaron el concierto, dando lugar a momentos de cumbia centroamericana y dejando espacios para la sorpresa, como un duelo de trompeta (a cargo del invitado Aníbal Núñez) y trombón (Eduardo Carlé) que hacía recordar a la introducción de “I Robot”, de Alan Parsons.

Párrafo aparte merece Ignacio Agosti, pianista, tecladista, acordeonista y corista (uno de los tantos) del grupo. La versatilidad de Agosti para las melodías y las armonías, tanto con sus instrumentos como con la voz, le dan un toque diferencial al resto del grupo; sobre todo cuando con cuatro notas sobresale de toda la banda en “Voy”.

A las 23.30, también puntual, el grupo cerró con “Ya se va”, del último disco. El público, transpirado, aplaudió y se retiró. Los músicos, con signos de cansancio y de alegría, cerraron, así, una noche de puro baile.//z