Introspección musical con aires Brit Pop

Miles Kane se desprende de los rótulos y demuestra ser un artista con personalidad, talento y estilo propio en Don’t forget who you are, su nuevo disco.

Por Nayla Madia

Desde sus comienzos, la carrera de Miles Kane ha estado ligada al surgimiento de bandas como The Little Flames y The Rascals, este último fue el grupo con el cual Kane se dio el gusto de ser telonero de Arctic Monkeys en 2005. Tras ese importante suceso, el joven Miles estableció una gran amistad con Alex Turner, vocalista de los Monkeys.

En agosto de 2007, Turner y Kane unieron fuerzas y comenzaron a darle forma a un nuevo proyecto musical llamado The Last Shadow Puppets, con el que el duo editó The Age of the Understatement, un disco que recibió el elogio de la crítica especializada y una nominación al Mercury Prize en la categoría de “Mejor álbum británico” en el año 2008. A partir de este nuevo desarrollo creativo, la carrera de Kane comenzó a crecer a pasos agigantados. Tras el éxito y la popularidad alcanzada con The Last Shadow Puppets, el músico decidió abandonar el rol de co-creador para enfocarse en su carrera solista. Fruto de esta decisión fue Colour of Trap, su álbum debut, editado en el año 2011.

Luego de tres años, Kane vuelve a la carga y presenta Don´t forget who you are. Un álbum que presenta un sonido mucho más arriesgado contundente y acogedor. Con este nuevo material, el ex The Rascals continúa su exploración en el terreno musical como intérprete, y demuestra su carisma fuera de toda agrupación. “Supongo que he creado mi propio camino en la música a través de los años. Ha sido un largo camino y ha habido altibajos, pero ahora he encontrado mi propio rumbo como músico y como persona”, expresó el artista de Liverpool.

El título de este nuevo disco da cuenta de la espontaneidad de Kane: “si hago una nueva canción y se convierte en algo bueno, me siento completo. Soy muy honesto con mis sentimientos.  En este álbum, yo no quiero ocultar nada, simplemente  quiero dejar todo ahí”, reveló el músico. A su vez, Don’t forget who yo are, actúa como un recordatorio a partir del cual se propone volver a las fuentes y condensar su estilo en términos sonoros, reflejando su gusto por lo retro. “He visto gente que ha quedado atrapada bajo la fama. Es importante no olvidar quién eres y lo que quieres de la vida”,  agregó.

El disco inicia con “Taking Over”, una melodía que presenta a un Miles Kane eufórico, que canta con firmeza y no le teme al que dirán. Su voz suena más expresiva y audaz que nunca. A puro ritmo, este primer track se combina con potentes riffs de guitarras dando lugar a un sonido cautivante.

Posteriormente, lo que suena es “Don’t Forget Who You Are”, que irrumpe con una fuerza explosiva y se convierte en uno de los puntos fuertes del álbum. Se trata del segundo corte de difusión de este nuevo material, que cuenta con un impactante video filmado en las calles de Liverpool en el que la locación y un clásico sonido brit pop dan lugar a un segmento visual extraordinario. La voz de Kane se funde perfectamente con estribillos pegadizos que conforman una melodía realmente sorprendente.

A continuación, “Better Than That” se encarga de poner en primer plano un estado de frenesí arrollador a partir de un potente bajo que suena en todo su esplendor. Luego, manteniendo el estilo desfachatado del inicio del disco, Kane ofrece una buena dosis de rock and roll con canciones como “Bombshels”, “Tonight”, “You’re Gonna Get It” (una melodía efusiva que cuenta con la colaboración de Paul Weller) y “What Condition Am I In”, un tema enérgico que va ascendiendo rítmicamente, a partir de coros enérgicos combinados con suaves falsetes y tonos altos, que acompañan la letra y desencadenan un segmento sumamente sublime dentro del álbum.

Otro de los temas del álbum que encandila es “Give Me Up”: una melodía que cuenta con el apoyo de Sean Payne en batería y de Martyn Campbel en bajo, y presenta claras influencias ligadas a los sonidos de los años sesenta y setenta conjugadas con el estilo glam rock. Kane abre un emotivo abanico cargado de recuerdos y en este punto es menester destacar que, uno de los grandes méritos del músico británico se relaciona con el hecho de exponer explícitamente acordes que atraviesan la memoria y se enlazan con el inconfundible estilo de dos grandes bandas como The Beatles y The Rolling Stones, sin caer en la mera copia. Así, logra que el pasado se vuelva presente instaurándole a ese sonido un halo de modernidad que lo vuelve innovador y sumamente interesante. “Es cierto que muchos de mis artistas favoritos y las influencias son de los años sesenta y setenta, pero creo que hago música moderna”, detalló.

Con Don’t forget who you are, el carisma de Kane sale a la luz, a partir de once canciones que permiten que el músico logre expresar creativamente su virtuosismo. Este nuevo álbum supone un verdadero paso adelante en la carrera artística de este compositor, que con tan solo 27 años comienza a ser considerado como una joven promesa dentro de la codiciada escena musical británica.

[youtube]http://youtu.be/zj5RKp0inTw[/youtube]